Queimada gallega, noches mágicas.

Estándar
Queimada gallega, noches mágicas.
5 (100%) 3 votos

Queimada gallega:

“Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.

Demos, trasgos e diaños,

espritos das nevoadas veigas.”

¡Me encanta esta tradición! Todos los años en julio después de una gran celebración, al caer la noche, sacamos la queimadeira y ahuyentamos a los malos espíritus. ¿Quieres saber en qué consiste? Sigue leyendo 🙂

El caso es que se desconoce el origen exacto de esta tradición, pero nos encanta ponerla en práctica. Cuentan que uno de los mejores momentos para hacer una queimada es la noche de San Juan, del 23 al 24 de junio. De todas formas, cualquier noche es buena para esta actividad.

El objetivo, según la tradición gallega, es espantar a las meigas y purificar nuestras almas a través de los cuatro elementos: agua, fuego, tierra y aire. El agua, se representa a través del aguardiente; la tierra, a través de la queimadeira de barro; el fuego, a través de las llamas que danzan sobre el aire al remover todos los elementos.

Sin más dilación, vamos con la preparación de la queimada:

Ingredientes:

– 2 litros de Aguardiente blanca.

– 1 o 2 limones.

– Medio kilo de azúcar blanco.

Hay quien añade granos de café y otras frutas pero nosotros nos quedamos con esta receta.

Instrumentos:

– Queimadeira con sus respectivos vasos de barro.queimada conxuro

– Cazo para mezclar los ingredientes.

– Guantes (para no quemarte las manos)

Primero, corta los limones como en la foto y ponlos en la queimadeira. Después, ve añadiendo poco a poco el aguardiente. Añade el azúcar y mezcla los ingredientes. Coge con el cazo un poco de azúcar y aguardiente. Con un mechero, prende lo que has cogido y ve acercándolo despacio al fondo de la quimadeira. ¡Ten cuidado no te quemes!

Una vez hayas hecho todo esto, pronuncia el “conxuro” mientras con el cazo vas “levantando las llamas” y dejándolas caer en cascada. ¡No olvides ponerte un guante!

Es muy importante que el aguardiente se queme bien, esto lo podrás comprobar observando la llama que irá disminuyendo a medida que se queme el alcohol.

La queimada se sirve caliente en vasos de barro, que suelen venir a juego con la queimadeira, para que mantenga la temperatura.

Voy a dejar el “conxuro” por aquí para que no os falte de nada 🙂

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.

Demos, trasgos e diaños,

espritos das nevoadas veigas.

Corvos, pintigas e meigas,

feitizos das menciñeiras.

Podres cañotas furadas,

fogar dos vermes e alimañas.

Lume das santas Compañas.

Mal de ollo, negros meigallos,

cheiro dos mortos, tronos e raios.

 

Ouveo do can, pregón da morte;

fuciño do sátiro e pé do coello.

Pecadora lingua da mala muller

casada cun home vello.

Averno de Satán e Belcebú,

lume dos cadavres ardentes,

corpos mutilados dos indecentes,

peidos dos infernales cus,

muxido da mar embravescida.

Barriga inútil da muller solteira,

falar dos gatos que andan á xaneira,

guedella porca da cabra mal parida.

 

Con este fol, levantarei as chamas deste lume

que asemella ó do inferno

e fuxirán as meigas a cabalo das súas escobas,

índose bañar na praia das areas gordas.

 

¡Oíde, oíde! os ruxidos que dan as que

non poden deixar de queimarse

no augoardente quedando así purificadas.

E cando esta brebaxe baixe polas nosas gorxas,

quedaremos libres dos males

da nosa alma e de todo embruxamento.

 

Forzas do Ar, Terra, Mar e Lume,

a vós fago esta chamada:

Si é verdade que tedes máis poder que a humana xente,

eiquí e agora, facede que os espritos dos amigos que estean fóra,

participen con nós desta queimada.

¡Espero que disfrutéis de unas noches mágicas con estos consejos! Si te ha gustado el artículo, no olvides compartirlo ¡Gracias!